Baúl de consejos

Imagen1

Miss Liliana

Nuestro tema de hoy es LA AUTONOMÍA, palabra que escuchamos frecuentemente y nos hace pensar en dejar que el niñ@ desarrolle progresivamente sin ayuda sus actividades físicas  (comer, vestirse, lavarse los dientes, subir una escalera, etc.).

¿Solo esto será realmente LA AUTONOMÍA?

Déjenme decirles que no es así:

También existe UNA AUTONOMÍA INTELECTUAL, que es la capacidad para razonar por sí  mism@, para emitir sus propios juicios y para encontrar sin ayuda las soluciones a sus problemas, nosotros como padres debemos explicarles todo  lo que está a su alrededor; las situaciones que suceden cotidianamente; cómo funciona el mundo desde lo más básico sin dar por hecho que l@s niñ@s lo saben; como cuidarse ante los riesgos, como resolver conflictos con sus pares y ayudarles anticipándoles las actividades que vamos a realizar.

Y la AUTONOMÍA AFECTIVA, que implica que el pequeñ@ debe aprender a separarse de sus padres y a adaptarse a situaciones nuevas. Es importante que nosotros como padres permitamos a nuestr@s hij@s tener espacios sin nuestra vigilancia o presencia, siempre y cuando no corran riesgos.

 

Para formar hij@s segur@s, que tengan confianza en sí mismos y que sepan afrontar la vida con decisión, el trabajo en su AUTONOMÍA es arduo y laborioso.

 

 

“La meta de la educación es forjar individuos capaces de autonomía intelectual y moral,

que respeten con reciprocidad, la autonomía del prójimo”

                                                                           Jean Piaget

 

“Nadie puede saber por ti.

Nadie puede crecer por ti.

Nadie puede buscar por ti.

Nadie puede hacer por ti lo que tú mismo debes hacer.

 La existencia no admite representantes”

                                                                         Jorge Bucay

 

Después de leer estas frases nuevamente  ponemos en  entredicho de hasta donde permitir  a nuestr@s hij@s tomar decisiones, ser libres y autónomos.

Difícil en estos tiempos saber cuál es el camino adecuado pues tanta información puede crearnos incertidumbre, “déjalo decidir”, “ejerce tu autoridad”.

En esta labor (como se mencionó en la plática del VÍNCULO) no existen  recetas ni manuales que aseguren que llevándolos a cabo habremos logrado una educación perfecta, realmente es nuestro sentido común y nuestra intuición como padres la que debe orientarnos a descubrir la medida exacta de lo que necesitan nuestr@s hij@s.

Padres excepcionales son aquellos que brindan las vitaminas afectivas esenciales para construir su personalidad; un papá y una mamá que sepan dejar al pequeñ@ en el momento adecuado, pero que siempre estén listos para sostenerl@ y apoyarl@ en caso de dificultad.

 

En una frase , el niñ@ tiene necesidad de un marco que le brinde seguridad y le permita conquistar su autonomía a su propio ritmo.

 

Será necesario que ambos padres evalúen las capacidades de sus hij@s para aprender a dejarl@s hacer en forma paulatina motivándol@s y felicitándol@s por sus logros.

Un niñ@ que es apoyad@ y sostenid@ en sus esfuerzos, forjando su voluntad, siempre será capaz de superar los obstáculos; sabrá organizar, razonar y manejar sus emociones y contará con buenas bases para sentirse cómod@ consigo mism@ y lograr éxito en su vida.

 

 

Comparto con ustedes algunos tips:

 

  • No sobreproteger al niñ@  (esto l@ hace creer que es incompetente, limita su gusto por la exploración e impide que descubra sus capacidades).
  • No confundir autonomía con libertad absoluta ( haz lo que te plazca); ni con la soledad (aprenderás bien tu sol@); ni con el individualismo (no escuches a nadie ms que a ti mism@)
  • Felicitar, hacer mimos, motivar; estas son  algunas herramientas para incitar al niñ@ a la autonomía, permite subrayar las fortalezas y hacer a un lado los aspectos negativos que puedan representar un riesgo de que el menor se dé por vencido.
  • Desarrollar una relación de apego brindando seguridad al niñ@ de que cuenta con sus padres quienes le darán consuelo y tranquilidad pero también le mostrarán lo correcto y lo incorrecto.
  • Fomentar la relación de apego con otras personas cercanas con las que el niñ@ pueda estar sin sus padres (abuelos, tíos, padrinos, primos, etc.).

 

 

Y para terminar citaremos a María Montessori:

“El papel del educador  o de los padres  es ayudar a hacer solo”

Related Posts